Los servicios jurídicos de la Asamblea Regional no logran identificar “la verdadera naturaleza” del ARCA